Niña de 5 años deja la diálisis: recibió el esperado riñón de su maestra de jardín de infantes

La pequeña nació prematura y con un sistema inmune demasiado débil que comprometió su visión y sus riñones, entre otras complicaciones médicas.

Kayleigh Kulage es una niña de tan solo cinco años de edad que ha atravesado muchos problemas de salud desde que nació.

Desde el principio de su vida, la pequeña tuvo que ser tratada en la unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN), ya que nació a las 26 semanas.

Kayleigh sonriendo. │ Foto: Captura de Facebook/Good Morning America

Kayleigh sonriendo. │ Foto: Captura de Facebook/Good Morning America

Allí estuvo durante 150 días. Pero sus problemas no terminaron, pues su sistema inmune era demasiado débil.

Kayleigh ya ha sufrido de ceguera parcial y se ha expuesto a 11 horas de tratamiento de diálisis cada noche durante más de cuatro años.

“Toda su vida ha sido un montón de visitas al hospital, cirugías y citas con los médicos”, comentó Desiree, la madre de la niña.

La pequeña incluso fue agregada a una lista de espera de trasplante de riñón. Pero para poder recibirlo primero debía alcanzar cierta estatura, ya que Kayleigh es muy pequeña para su edad y eso suponía un riesgo.

Afortunadamente, en octubre de 2020 la niña logró cumplir todos los requisitos para realizarse el trasplante y no tuvo que buscar mucho para conseguir un donante. De hecho, fue su maestra del jardín de infantes, Robin Mach, la que decidió hacerle el gran regalo.

Kayleigh en una cama de hospital. │ Foto: Captura de Facebook/Good Morning America

Kayleigh en una cama de hospital. │ Foto: Captura de Facebook/Good Morning America

La educadora le tenía un cariño muy especial a la pequeña, pues desde hace más de dos años acude a su casa todos los días para enseñarle, ya que Kayleigh no podía asistir a la escuela por su debilidad.

Debido a esto decidió ayudar en cuanto se enteró de la necesidad de la niña, y tras comprobar que eran compatibles, lo hicieron.

El 3 de febrero de 2021 se sometieron a la compleja operación y dos días después Mach fue dada de alta. Poco después también Kayleigh.

“Ahora tiene una mejor calidad de vida. Puede ser ‘normal’ y no sentirse tan enferma”, manifestó Desiree.

Por su parte, Mach asegura que no tuvo que pensarlo mucho tras recordar todo lo que había tenido que atravesar la pequeña con tan solo cinco años de edad.

Para leer otra hermosa historia de un niño al que también ayudaron para que pudiese realizarse su trasplante, ingrese aquí.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *