Joven estudia sin luz ni Internet, obtiene alto puntaje para medicina y recibe 20 mil dólares

Matheus de Araújo Moreira Silva es un joven de 25 años que acaba de convertirse en el primer estudiante de medicina de su comunidad. Para pasar el examen necesario tuvo que estudiar en una casa sin electricidad ni Internet.

Matheus tiene 25 años, y vive en Salgado, una comunidad quilombola cercana a Salvador de Bahía, Brasil. Es hijo de padres analfabetos, y no tiene dinero para los cursos que ayudan a muchos estudiantes a prepararse para el Enem, la prueba de acceso a la universidad en Brasil.

Tampoco cuenta con un buen lugar para estudiar, y con la pandemia su situación empeoró: si antes estudiaba en una biblioteca pública, esa opción ya no está disponible. Trató de prepararse en su casa, pero las circunstancias fueron inmanejables: “tengo cuatro hermanos, uno de ellos especial, y no funcionó”, afirma.

Todo esto lo desmoralizaba mucho. Para más, llevaba años intentando obtener los altos puntajes que se requieren para acceder a una vacante en Medicina, sin resultados. En un principio comenzó Enfermería, carrera para la que su puntaje sí lo habilitaba, pero dejó para seguir intentando su sueño de ser médico.

Cuando estaba por bajar los brazos, una amiga suya le ofreció una opción: podía prestarle una casita para estudiar. El lugar, sin embargo, distaba de ser ideal, ya que no tenía ni energía eléctrica ni servicio de Internet.

Matheus aceptó. Contrató un paquete de datos, y cuando oscurecía también usaba la linterna de su celular. De paso, se preparó para las condiciones poco amables en las que el examen suele darse, estudiando con mascarilla en el calor extremo para acostumbrar su cuerpo.

Todo esto rindió sus frutos: Matheus obtuvo notas altísimas en el examen, incluyendo 980 puntos en redacción. Con esa nota, pudo inscribirse en la UFRB (Universidade Federal do Recôncavo da Bahia), donde podrá cumplir su sueño: ser el primer médico de su comunidad.

Para ello, tendrá que desplazarse a otra ciudad, Santo Antônio de Jesus. Abrió una cuenta en una plataforma de crowdfunding, con el fin de juntar algún dinero para viajar y mantenerse hasta tanto consiga establecerse.

La respuesta ha sido muy positiva hasta ahora: ha conseguido más de 104.000 reales, una suma equivalente a casi 20 mil dólares. Sus sueños, ciertamente, se encuentran encaminados.

¿Qué piensas de esta historia? ¿Vives o has vivido una situación en la que muchas veces pensaste en rendirte, pero has seguido adelante? Comparte tus reflexiones y experiencias de vida con la comunidad de AmoMama en los comentarios.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *