Hijo es humillado por llevar a su madre al baile de graduación, luego sus compañeros aprenden una lección – Historia del día

La mamá de Joel, Teresa, dio a luz su hijo cuando tenía solo 17 años. Era una chica hermosa, amada por todos y de las que tenían mayor probabilidad de tener éxito. Pero todo eso cambió cuando se enteró de que un error que cometió una noche se había convertido en algo más.

Iba a ser madre, pero cuando se lo contó a su novio, él rompió con ella y se negó a reconocer al bebé. Para escapar del ridículo que sabía que vendría, Teresa comenzó a evitar la escuela y finalmente la abandonó para cuidar a su hijo.

Salón para celebración con mesa y cristalería. | Foto: Shutterstock

Salón para celebración con mesa y cristalería. | Foto: Shutterstock

Por eso, Teresa se perdió su noche de graduación. Era un día que siempre había estado esperando porque le encantaba bailar. Ella albergaba sueños de convertirse en bailarina, pero tuvo que olvidarlos para concentrarse en trabajar y que a su hijo no le faltara nada.

Aun así, su amor por la danza era evidente, especialmente para su hijo, quien no se separó de su lado en sus primeros años de su vida pues Teresa no podía pagar una guardería y lo llevaba con ella al trabajo. Hizo muchos trabajos ocasionales, pero su favorito era barrer las calles porque le permitía la libertad de bailar.

Trataba a los peatones como fanáticos que la veían actuar, y algunos a menudo la miraban fascinados por la forma en que siempre parecía brillar cuando bailaba.

Su hijo creció sabiendo esto, así que cuando llegó el momento de ir al baile de graduación, la invitó como su cita. “Mamá, me gustaría que me acompañaras a mi baile de graduación”, le dijo.

“Hijo, está bien”, respondió ella. “Es una noche para los jóvenes, no para mujeres de mediana edad gruñonas como yo”. En el fondo, se moría por decir que sí, pero ¿qué clase de madre sería?

“Probablemente tengas una cita con la que preferirías estar”, agregó cuando él comenzó a objetar.

Mujer barriendo. | Foto: Pexels

Mujer barriendo. | Foto: Pexels

“No mamá, no tengo ganas de ir con nadie más que tú”, reafirmó.

“Incluso si quisiera, no puedo porque tengo que trabajar ese día”, respondió ella, pero él sabía que lo acompañaría.

Más tarde, en ese fatídico día, Teresa entró al salón de baile. Joel la había estado esperando. Al cruzar la puerta se llenó de felicidad.

Sin embargo, los adolescentes que los vieron comenzaron a burlarse de Joel. Lo llamaron perdedor y dijeron que era un “niño de mamá”. Teresa se dio cuenta de lo que sucedía y no tenía ningún deseo de que empeoraran las cosas, por lo que se fue en silencio.

Pero Joel la encontró afuera llorando y la llevó de nuevo adentro para presentarla oficialmente. “Esta es mi mamá y estoy muy orgulloso de ella”, gritó a todo pulmón.

“Ella me crio sola y renunció a muchas cosas para asegurarse de que creciera con todo lo que necesitaba. Abandonó su sueño de convertirse en bailarina para atenderme, ¡así que por favor!”, gritó. “¡Bailemos!”.

Todos se quedaron en silencio cuando terminó. Acto seguido comenzaron a aplaudir. El DJ tocó una canción lenta y madre e hijo bailaron todo el tiempo que pudieron. Cuando se detuvieron, todos aplaudieron.

Teresa le dio un abrazo a su hijo y le dijo con lágrimas en los ojos: “Eres mi mayor logro”. En ese momento, los otros adolescentes pensaron: “¿Cómo puedo hacer felices y orgullosos a mis padres?”.

Madre abraza a su hijo. | Foto: Pexels

Madre abraza a su hijo. | Foto: Pexels

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Nunca juzgues: Los compañeros del chico lo juzgaron con dureza al ver a su madre sin saber el motivo por el que había elegido traerla, y le provocaron una gran tristeza al burlarse. Afortunadamente, Joel no dejó que eso arruinara sus planes de hacer feliz a su madre.

Esfuérzate siempre por enorgullecer a tus padres: El niño creció consciente de los sacrificios que su madre había hecho por él, por lo que se encargó de pagarle cumpliendo uno de sus deseos que la haría sentirse orgullosa de él.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *