Todo el mundo evitaba a la jovencita debido a su rostro inusual hasta que un hombre puso un pie dentro de su casa – Historia del día

“¿Puedes darme un poco de sal? Olvidé comprar”, me preguntó un sonriente hombre parado en mi puerta.

Fui silenciosamente a la cocina y le serví un tarro de sal. Sin embargo, cuando regresé, lo encontré dentro de la casa. “Tienes una casa hermosa y acogedora”, dijo mirando a su alrededor.

Fachada de una casa antigua. | Foto: Shutterstock

Fachada de una casa antigua. | Foto: Shutterstock

Estaba furiosa. “¿Te invité a entrar? ¡Supongo que no! ¡Así que toma la sal y vete!”. El hombre se sorprendió. “Lo siento, no quise ofenderte. Es solo que…”

“¡No me importa cuál era tu intención!”, dije mientras lo miraba con rabia. “¡Vete!”. Él agarró el tarro de sal y se alejó apresuradamente.

Debes pensar que fui muy grosera con él. Pero no me juzgues. Yo amaba a mis vecinos hasta que un día uno de ellos me quitó todo.

Verás, mi abuelo era dueño de la casa donde resido actualmente. Cuando murió, apareció de la nada una hija ilegítima. Resultó ser una mujer muy inteligente. Ella llegó con pruebas que la convertían en dueña de algunas partes de la propiedad.

Todo hubiera estado bien si ella hubiera vivido allí, pero vendió esas partes a un hombre no identificado que vivía en nuestro vecindario. Pusieron rejas en algunas habitaciones y el nuevo propietario hizo una entrada separada.

Debido a todo ese alboroto, mi abuela dejó el mundo antes de lo que yo esperaba. Para decirlo de otra manera, ella no pudo soportar que la propiedad de su marido fuese tratada de esa manera.

Todo sucedió cuando yo tenía 15 años. Desde entonces, decidí que nunca dejaría que un vecino entrara a mi casa. No es que todos mis vecinos fueran tan malos como ese hombre, pero no podía evitarlo. Había perdido a mi abuela, a quien más amaba en el mundo.

Niña llora en la entrada de su casa. | Foto: Shutterstock

Niña llora en la entrada de su casa. | Foto: Shutterstock

Mi papá no era un buen hombre. Nos echó a mi madre y a mí de su casa cuando mi mamá me tuvo y vio mi gran marca de nacimiento en la cara. Luego mi madre conoció a un hombre que la amaba, pero lamentablemente, dijo que no quería vivir conmigo.

“¡Esa marca de nacimiento realmente la hace lucir horrible!”, escuché a mi padrastro decirle a mi madre. “Ella asusta a todos los vecinos con esa cara”.

“¡Pero ella es mi hija, Marcos!”, dijo mi mamá. “¡No puedo abandonarla!”.

“¡Entonces tendré que irme, Nancy!”, respondió mi padrastro.

No quería que mi mamá sufriera por mi culpa, así que me mudé a otra ciudad. Con frecuencia me quedaba en casa porque sentía que la gente me rechazaría por la marca que adornaba el lado derecho de mi cara. De vez en cuando mamá me visitaba, pero dejó de hacerlo después de un tiempo.

Cuando entré a la universidad, conocí a un chico llamado Paul. Era la única persona que había conocido que no me despreciaba por mi apariencia. Tal vez por eso no me tomó mucho tiempo desarrollar sentimientos por él hasta enamorarme.

Incluso tuvimos un hijo juntos, pero cuando la madre de Paul se enteró, se puso furiosa. “¡Mi hijo no es el padre de ese niño!”, me atacó. “¡No dejaré que mi hijo arruine su vida contigo! Se merece una chica hermosa. ¡No alguien como tú!”.

Madre carga en sus brazos a su bebé. | Foto: Shutterstock

Madre carga en sus brazos a su bebé. | Foto: Shutterstock

Yo estaba destrozada. “¡Pero Paul me ama, señora Rojas, y me prometió que cuidaríamos a nuestro bebé juntos!”.

“¡DE NINGUNA MANERA!”, gritó la Sra. Rojas. “¡Me aseguraré de que eso no suceda!”.

Lamentablemente, sucedió como la Sra. Rojas había prometido. Después de ese día, nunca más supe de Paul. Ni mensajes de texto, ni llamadas. Cuando fui a verlo, descubrí que su familia se había ido de la ciudad.

Podría haberme mudado con mi mamá y mi padrastro, pero sabía que allí tampoco sería amada. Así que me quedé en la ciudad hasta terminar la carrera y luego me mudé a la casa de mis abuelos. Además, la ciudad me recordaba constantemente a Paul, así que salir de allí me pareció una buena idea.

Mi hijo, Orlando, tenía 5 años cuando nos mudamos a la casa de mis abuelos. Para entonces, el vecino viejo había fallecido. Sin embargo, otro hombre llamado David se había mudado. Era el sobrino del señor.

No me gustaba que mi hijo pasara tiempo con David. Sabía que Orlando estaba apegado al hombre porque extrañaba tener un padre, pero no me agradaba David. Fue por culpa de su familia que perdí a mi abuela.

Le pedí al hombre que se mantuviera alejado de mi hijo, pero dijo que disfrutaba de la compañía de Orlando. “No te preocupes. Yo lo cuidaré. También cuidé de mis hermanos menores, así que soy un experto”, dijo riendo.

Hombre y niño jugando. | Foto: Pexels

Hombre y niño jugando. | Foto: Pexels

No quería confiar en el hombre, así que evité que Orlando saliera de la casa. Pero mi hijo se enojó conmigo y no soportaba verlo así. Así que al día siguiente, cuando estaba sentado con la cara triste, lo dejé ir a jugar con David. Orlando lo llamaba “el tío David”.

Ese día, sin embargo, seguí a Orlando cuando iba a jugar con David. Los escuché conversar y me di cuenta de lo equivocada que estaba al juzgar al hombre.

“Extraño mucho a mi papá, pero no se lo digo a mamá porque siento que se enojará”, le dijo mi hijo a David.

“Bueno, tu mamá es hermosa, Orlando. Y cualquier hombre que la conozca será el más afortunado. ¡Pero creo que es autosuficiente y no ve la necesidad de tener un hombre!”, le explicó el hombre.

“Mi amigo Tomás y yo nos peleamos. Dijo que mi madre tenía una verruga en la cara, como una bruja”, dijo Orlando apabullado.

David se echó a reír. “Tomás es malo, Orli. No deberías tener amigos así. Sabes, quería vender la parte de la casa que recibí como herencia de mis familiares, pero después de ver a tu mamá, ¡decidí no hacerlo!”.

Hombre carga sobre sus hombres a un niño. | Foto: Shutterstock

Hombre carga sobre sus hombres a un niño. | Foto: Shutterstock

Me sonrojé ante la respuesta de David. Luego, tan pronto como noté que se levantaban y caminaban hacia la casa, fingí que había salido a llamar a Orlando para cenar. “Vamos, cariño. Es muy tarde y necesitamos cenar”.

Orlando corrió hacia mí y me abrazó. “¿Puede el tío David acompañarnos a cenar?”.

Le sonreí a mi hijo. “¡Por supuesto que sí!”.

Orlando se durmió en la mesa y David lo llevó con cuidado a la cama. “Entonces, ¿te gustaría tomar un poco de té antes de irte?”, le pregunté cuando regresaba del dormitorio de mi hijo.

David se acercó a mí y me besó en la mejilla. “¡Sí, seguro!”.

Me quedé paralizada por un momento. “Bueno, David. Yo no… quiero decir… ”

David dio un paso adelante y tomó mi mano entre las suyas. “Te he visto sufrir, Mercedes. No seas tan dura contigo misma. No puedo prometer que seré la mejor persona de tu vida, pero haré todo lo que pueda para hacerte feliz a ti y a Orlando. Te quiero”.

Me eché a llorar. “No sé qué decir, David. A lo largo de mi vida la gente me ha despreciado por lo mal que me veía. Me decían apodos despectivos. ¡Incluso el padre de Orlando me abandonó porque su madre odiaba mi apariencia! ¡Me cuesta creer que alguien pueda amarme!”.

Hombre toma la mano de una mujer. | Foto: Shutterstock

Hombre toma la mano de una mujer. | Foto: Shutterstock

David me abrazó con fuerza. “No me importan los demás, Mercedes. ¡Te amo y eres la persona más hermosa que he conocido! Quiero casarme contigo”.

No pude controlar el llanto. “Puede que me lleve algo de tiempo, David”, le dije mientras le devolvía el abrazo. “¡Pero haré todo lo posible por confiar en ti y en tu amor!”.

Unos meses más tarde David y yo nos casamos, y un año después, fuimos bendecidos con una hermosa niña.

¿Qué podemos aprender de la historia?

La belleza no se trata solo de apariencia física: La forma en que David amaba a Mercedes lo demuestra.

Hay una razón por la que cada persona entra en nuestras vidas: En el caso de Mercedes y David, estaban destinados a formar una familia juntos.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *