Mujer ve un retrato de su esposo besando a otra mujer en una exposición fotográfica, luego el karma lo golpea con fuerza – Historia del día

Mi esposo Eduardo y yo llevamos casados ​​dos años. Nos conocimos en una conferencia de trabajo en San Antonio. Después de salir en algunas citas, sabíamos que estábamos perdidamente enamorados.

Él no tardó en proponerme matrimonio y nos casamos. Mi entonces prometido quería que nuestra ceremonia de boda fuera familiar, íntima y tranquila.

Varias personas admirando una exhibición de fotografías. | Foto: Shutterstock

Varias personas admirando una exhibición de fotografías. | Foto: Shutterstock

Por esto no había sido tan grandiosa como yo habría querido. La mayoría de los invitados eran miembros de mi familia inmediata y un grupo selecto de algunos de nuestros amigos.

Lamentablemente, la madre de Eduardo lo había abandonado cuando era un niño y su padre había muerto de una enfermedad unos años después.

Había pasado toda su vida en internados y sus abuelos lo criaron hasta que también fallecieron. Sin embargo, una vez me había mostrado una foto de su prima Andrea que vivía en San Antonio.

Después de la boda, mi esposo y yo nos mudamos a Santo Domingo. Mis padres nos ayudaron a comprar nuestra nueva casa y ayudaron a Eduardo a encontrar un trabajo mejor.

Un año después de nuestro matrimonio, quedé embarazada. Siempre había soñado con tener una familia y, finalmente, estaba sucediendo. Pero después de que le conté a mi esposo sobre el embarazo, comenzó a actuar de manera extraña.

Regresaba tarde del trabajo y apenas pasaba tiempo conmigo. Y si le preguntaba por qué se había tardado tanto, simplemente decía que estaba agotado y se iba a la cama.

Mujer hablándole a su pareja mientras él la ignora. | Foto: Shutterstock

Mujer hablándole a su pareja mientras él la ignora. | Foto: Shutterstock

Un par de veces le pregunté si algo le había molestado. Pero todo lo que decía era que estaba ocupado con el trabajo y que hablaría de ello más tarde. Honestamente, su comportamiento realmente me estaba molestando y necesitaba hablar con alguien al respecto.

Así que un día llamé a mi mejor amiga, Natalia, y le conté todo. Podría habérselo dicho a mis padres, pero no quería molestarlos. “Bueno, debe estar asustado porque sabes que no es fácil ser padre”, me dijo ella.

“Esa podría ser la razón, pero ahora está actuando demasiado extraño. Quiero decir, ni siquiera me habla. Si no quiere al niño, puede decírmelo. No lo forzaré”, le dije a mi amiga.

“Mira, cariño, no puedes decir nada hasta que él te diga claramente qué le pasa. Y para eso necesitan hablar. Pero no creo que Eduardo lo haga, así que es mejor evitar el tema por ahora”, explicó Natalia.

“Sin embargo, no quiero que sea demasiado tarde. Quiero tener este bebé y quiero que él ame a nuestro hijo”, dije en voz baja.

Mujer con un teléfono celular al oído. | Foto: Shutterstock

Mujer con un teléfono celular al oído. | Foto: Shutterstock

“Escúchame, Estefanía. No tiene sentido reflexionar sobre ello una y otra vez. Simplemente te estresará y afectará tu cuerpo. Piensa también en tu pequeño”, sugirió mi amiga.

“Bueno, sí, pero…”, empecé a hablar, pero ella me interrumpió. “¿Qué tal si vamos a algún lado? Te sentirás mejor”, agregó. “Lo siento, pero no estoy de humor”.

“Nunca estarás de humor. Quedarte en casa todo el día empeorará las cosas y pronto empezarás a pensar demasiado”, dijo.

“Haz algo. Te enviaré los detalles y nos vemos en la exposición de fotografías mañana a las 11:00 a.m. Después de eso, iremos a tu restaurante favorito. ¿Te parece?”.

No quería ir, pero Natalia siguió insistiendo, así que finalmente cedí. “Sí, está bien… te veré allí”, dije de mala gana y colgué la llamada.

Al día siguiente, me encontré con Natalia en la exhibición. Había impresionantes y adorables fotos de parejas de toda la ciudad vestidas con diferentes estilos de ropa y claramente enamoradas.

Mujer admirando una exhibición de fotografías. | Foto: Unsplash

Mujer admirando una exhibición de fotografías. | Foto: Unsplash

Nos echamos a reír cuando vimos a una de las parejas debatir sobre cómo adoptar una pose adecuada.

Luego nos quedamos allí un rato mirando las imágenes cuando de repente noté un retrato en un extremo más alejado de la exposición…

Cuando lo miré de cerca, quedé atónita. Era una foto de mi esposo Eduardo besando a una mujer. Al principio, pensé que me había estado engañando.

Pero cuando miré de cerca una vez más la imagen, descubrí que la verdad era mucho peor de lo que podía haber imaginado. La mujer de la imagen no era otra que su prima, Andrea.

No podía creer lo que veía. Llamé a Eduardo de inmediato y le dije que viniera a la exposición. “Te estoy enviando la dirección. ¡Tienes que venir aquí ahora mismo!”.

“Pero, ¿qué pasa? Sabes que estoy trabajando. No puedo ir ahora mismo”, dijo mi esposo.

Hombre y mujer besándose románticamente. | Foto: Pexels

Hombre y mujer besándose románticamente. | Foto: Pexels

“¡O vienes aquí, o iré a la policía y les contaré cómo me has estado engañando con Andrea!”, grité en el teléfono. “¿De qué estás hablando?”, dijo él después de una pausa. “Andrea es mi prima”.

“¡No creo que nadie bese a su primo de la forma en que puedo verlo en esta foto, Eduardo! ¡Revisa tu teléfono!”.

Él se quedó en silencio por un rato. “Muy bien, iré a la exposición. Pero no provoques un escándalo ni llames a la policía. Me voy ahora mismo”, dijo mientras colgaba la llamada.

Alrededor de 20 minutos después, mi esposo llegó. Atrapado en su propia mentira con una foto para probarlo, finalmente admitió que me estaba engañando.

Dijo que Andrea no era su prima sino su novia. Habían estado saliendo durante mucho tiempo antes de que él me conociera. Estaban enamorados, pero ella no quería casarse tan pronto, así que rompieron.

Sin embargo, la mujer había regresado recientemente a Santo Domingo, razón por la cual Eduardo había estado llegando tarde del trabajo. Habían pasado mucho tiempo juntos.

Hombre hablando por teléfono celular mientras mira por un ventanal. | Foto: Pexels

Hombre hablando por teléfono celular mientras mira por un ventanal. | Foto: Pexels

Me puse furiosa cuando él me contó todo eso. Cogí su teléfono y llamé a Andrea. Pero adivina qué, más tarde me enteraría de que él no me había dicho la verdad completa.

La mujer no tenía ni idea de que Eduardo estaba casado. Él le había dicho que se había mudado a Nueva York debido a una nueva oportunidad de empleo.

Andrea estaba tan sorprendida como yo cuando se enteró de todo. Me dijo que mi esposo había planeado mudarse a San Antonio a finales de año.

Él también le había dicho que se casaría con ella y luego la ayudaría en el negocio de su padre en el extranjero. Después de esa llamada que le hice a la mujer, me reuní con ella y decidimos darle a mi esposo una dura lección.

Como nuestra casa estaba a mi nombre, lo eché y decidí divorciarme de él también. Andrea no solo lo dejó, sino que también presentó un informe policial en su contra.

Mujer haciendo una llamada telefónica. | Foto: Pexels

Mujer haciendo una llamada telefónica. | Foto: Pexels

Eduardo me rogó llorando que no lo echara, pero no me dejé engatusar por sus lágrimas de cocodrilo. Los hombres como él merecen ese trato.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Ten cuidado antes de elegir a tu pareja. Andrea no tenía idea de que Eduardo la estaba engañando hasta que Estefanía la llamó y le contó todo.

No puedes evitar el karma. Eduardo intentó engañar a Estefanía y huir, pero el karma lo golpeó con fuerza en la cara.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *