Mujer queda embarazada a los 56 años y tiene 3 candidatos como el posible padre – Historia del día

La noticia fue tan impactante para mí, como para los miembros de mi familia. Había supuesto que, como mínimo, mi hija y mi yerno entenderían mi situación, pero no podía estar más equivocada. Empezaron a reírse de mí y pensaron que me estaba inventando historias por aburrimiento.

Prueba de embarazo. | Foto: Shutterstock

Prueba de embarazo. | Foto: Shutterstock

“¡Oh, vamos, mamá! Esta no es la edad para hacer esas bromas”, me dijo mi hija. Sin embargo, cuando les mostré la ecografía, todas las dudas y el escepticismo se disiparon al instante.

Para ser sincera, no tenía ninguna prisa por dar la noticia a mi familia de que estaba esperando un bebé.No solo porque temía que me juzgaran, sino también porque yo misma no era plenamente consciente de la situación. Sí, es cierto. Ni siquiera sabía quién era el padre del niño.

Hace siete años que vivo sola. Mi marido se fue a su morada celestial poco después de que naciera nuestra hija. Ella se casó y se mudó con su cónyuge hace unos años. Como estaba sola todo el tiempo, tuve algunas aventuras a corto plazo.

Cuando me enteré de que estaba embarazada, me derrumbé. No sabía qué hacer ni a dónde ir. Solo sabía que había tres candidatos que, por lo que pude comprobar, podían ser el padre de mi hijo.

El primero era mi solitario vecino, el señor Blanco. Era viudo y un hombre agradable. Nos unía una fuerte amistad desde hacía varios años y últimamente me sentía atraída por él.

Mujer sentada en el piso. | Foto: Pexels

Mujer sentada en el piso. | Foto: Pexels

Miguel, un vendedor de 46 años de la panadería que hay detrás de mi tienda, era la segunda persona. Con él, todo era como en una película; una obsesión nos invadía y sucumbíamos a ella.

El tercero era un joven que trabajaba en la tienda conmigo. Esperaba sinceramente que no fuera el padre porque no quería arruinar el futuro de ese chico.

Nunca había estado tan confundida en toda mi vida. En un momento dado, incluso pensé en interrumpir el embarazo, pero fue mi hija quien me dijo que no lo hiciera.

“No sé qué hacer, Clara”, llamé un día a mi hija y le dije. “¡Creo que interrumpir el embarazo es la mejor opción!”.

“No, mamá”, sugirió Clara, “no tomes decisiones tan precipitadas. Yo estoy contigo aunque nadie te apoye”.

“Pero cariño, ¿qué le voy a decir a todo el mundo? Ni siquiera sé quién es el padre de este niño. Si decido seguir adelante con el embarazo y dar a luz, tengo miedo de que todo el mundo juzgue al niño durante toda su vida”, dije.

Mujer hablando por teléfono. | Foto: Pexels

Mujer hablando por teléfono. | Foto: Pexels

“¿Por qué te preocupa lo que dirán los demás, mamá? No pienses que has cometido un pecado al quedarte embarazada. En cuanto a la sociedad, siempre tienen algo de lo que hablar. Hablarán de ello un rato y luego encontrarán otra cosa de la que hablar”, expresó Clara.

“Pero cariño…” empecé a hablar, pero Clara me cortó.

“Ves, mamá. No te estreses por ello. Si no quieres tener ese hijo, no pasa nada. Pero si piensas interrumpir el embarazo por lo que piensen los demás, por favor, no lo hagas. En el peor de los casos, José y yo criaremos al niño como nuestro hijo… Mamá, ¿estás ahí?”

“Sí, cariño. Necesito algo de tiempo para pensarlo. Te llamaré más tarde”, le respondí. Después de colgar el teléfono, me senté un rato, preguntándome qué hacer.

No es que no quisiera al niño, pero tenía miedo de lo que pensaran los demás. Estuve despierta toda la noche, debatiendo si seguir o no con el embarazo. Pero al final, opté por tener el bebé.

Unas semanas después, solicité la baja por maternidad, y pronto todo el mundo se enteró de mi estado.

Persona con una hoja y bolígrafo en la mano. | Foto: Pexels

Persona con una hoja y bolígrafo en la mano. | Foto: Pexels

El joven que trabajaba en mi tienda presentó una carta de renuncia el mismo día, y nunca más lo volví a ver. ¿Sería el padre del niño?, me pregunté.

Todo el mundo en el barrio había hablado de mi embarazo, así que Miguel y el señor Blanco también se enteraron. Miguel insistió en ayudarme hasta que el niño naciera, pero Blanco optó por adoptarlo.

“No los voy a presionar para que críen a esta niña”, les dije mientras los tres esperábamos la prueba de ADN fuera de la clínica. “Mi hija y yo hemos decidido criarla juntas aunque nadie nos apoye”.

Miguel se quedó callado, pero fue sincero conmigo. Ya había dicho que aportaría ayuda económica, pero que no quería a la niña.

También aclaré que la decisión de tener o no ese bebé era totalmente mía. Pero cuando se trataba del señor Blanco, dijo que estaba dispuesto a quererla como si fuera suya. “No me importa si es mío o no, Linda. Le daré todo el amor que se merece”.

No hace falta decir que no había recibido tanta atención de los hombres desde que mi marido falleció. Pero eso no es importante aquí. Te sorprenderá saber quién era el padre biológico.

Pareja tomada de las manos. | Foto: Pexels

Pareja tomada de las manos. | Foto: Pexels

Según los resultados de la prueba de ADN, resultó que Blanco era el padre biológico. Sinceramente, me puse muy contenta cuando vi los resultados. La maternidad en sí misma es un sentimiento hermoso, pero tener una familia que te quiere y te apoya mientras esperas un hijo es una bendición.

El padre estaba igualmente feliz cuando recibió la noticia. Empezamos a vivir juntos y, a los tres meses, di a luz a una preciosa niña. La llamamos Adela.

Todo sucedió gracias a mi hija Clara. Si ella no me hubiera animado a tener a la bebé, no habría tenido una familia tan bonita.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

A veces, debemos escuchar a nuestros hijos y seguir sus consejos: Si Clara no hubiera aconsejado y animado a Linda a tener a su hija, podría haber interrumpido el embarazo.

La familia se construye con amor y cuidado y no necesariamente con sangre: La forma en que el señor Blanco decidió adoptar a la niña como propio lo demuestra.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *